Me grito: “Sal de mi vida!”
yo le dije “Pimienta de mi corazón!”
y se enojó aun más.
No lo entiendo.

Hasta el paisaje mas aterrador puede ser el mas hermoso.

Hasta el paisaje mas aterrador puede ser el mas hermoso.